La mayoría de los éxitos de las startups tienen orígenes humildes. Todos hemos escuchado historias del brillante fundador que comienza su empresa en el garaje o sótano de su casa, hace algo grandioso, encuentra un compañero y continúa para conquistar el mundo.

En las primeras etapas de tu inicio, trabajar desde un garaje o sótano puede estar bien. Sin embargo, en cierto punto, tendrás que cambiar. No siempre puedes seguir reuniéndote con tus clientes en restaurantes o cafeterías. Además, trabajar desde casa puede hacer que disminuya tu productividad con distracciones como los niños, la familia, el perro y la televisión.

Como startup, necesitas acceder a varios recursos de manera rápida y accesible.  Además de esto, necesitas estímulo de otros compañeros cuando las cosas se ponen difíciles. Es por eso que necesitas un espacio de coworking. A continuación te presentamos cuatro beneficios de trabajar en un coworking:
  • Construyes relaciones
  • Haces a tus clientes felices ( al hacerlos ir a un espacio divertido y creativo)

  • Puedes encontrar clientes que necesiten de tus productos/ servicios

  • Es barato, por lo que no hay necesidad de desbancalizarte para tener un espacio de trabajo

Leave a comment